Como renunciar a una herencia en Madrid

Recibir una herencia implica aceptar bienes de un familiar fallecido, pero también implica aceptar sus deudas. A veces esto puede traer más problemas que beneficios. En este artículo responderé a una cuestión cada vez más demandada: como renunciar a una herencia en Madrid.

La muerte de un ser querido siempre es un momento difícil, si usted le añade las complicaciones propias de afrontar un proceso sucesorio, todo se vuelve más complicado. Pero aunque parezca imposible, puede empeorar cuando la herencia que recibe trae sorpresas ocultas, por ejemplo, deudas superiores o equivalentes al valor de los bienes heredados, si le suma impuestos y tasas, la aceptación de una herencia puede ser una ruina. Para afrontarlo es fundamental contar con la ayuda de un buen profesional que, además de experiencia, tenga la sensibilidad necesaria para tratar con fuertes emociones y engorros financieros.

En Madrid en los últimos años ha aumentado de forma exponencial los casos de herederos que consultan cómo renunciar a las herencias a las que tienen legítimo derecho. Pero atención, la repudiación de su derecho no acaba con el problema. Si no lo hace de forma segura, teniendo en cuenta todas las posibilidades, puede generar más problemas.

Si usted se pregunta cómo renunciar a una herencia, en principio debería conocer las causas que pueden llevarle a iniciar este proceso. Puede hacerlo en favor de otro familiar que haya quedado en situación económica desfavorable. Por ejemplo si usted decide rechazar una herencia de su madre, para que su padre haga uso completo de ella. También es recurrente el caso de personas mayores que renuncian a sus herencias para que sus descendientes la disfruten. Otros renuncian a la herencia porque ésta trae consigo más deudas que beneficios, a las que el heredero debe afrontar con sus propios bienes.

La repudiación a una herencia, en caso de existir testamento, puede hacerse ante notario mediante escritura pública en una declaración expresa. En el caso de no existir testamento, o de que haya un litigio entre herederos, para renunciar a una herencia hay que dirigirse por escrito ante el juez competente.

La renuncia a una herencia implica el rechazo irrevocable y total de los beneficios, y siempre después de la muerte del causante. Es decir que nunca podrá renunciar a solo una parte del caudal heredado, no podrá arrepentirse y tampoco podrá hacerlo cuando la persona que transmita su patrimonio esté viva. Es un proceso delicado, que debe hacerse con asesoramiento y delicadeza. Lo mejor es ponerse en manos de profesionales.

En los muchos años de experiencia que tengo como abogado especialista en derecho de sucesión, he tratado con muchas circunstancias, tantas como familias he conocido. Pero en los últimos tiempos he asesorado, más que nunca, a personas que intentaban saber cómo renunciar a la herencia que les correspondía.

En el caso de Alicia, una cliente habitual de nuestro despacho, las cosas eran como parecían. Ella solicitó nuestra ayuda una semana después de la muerte de su padre Juan, con la intención de que la ayudemos a tramitar la aceptación de la herencia: un pequeño piso del que esperaba obtener algún beneficio al alquilarlo. Alicia es hija única, y acababa de morir su único progenitor. Aunque Juan no había dejado testamento, y eso siempre requiere más trámites, en principio no parecía un gran problema.

Ayuda Como renunciar a una herencia en Madrid

Alicia estuvo a punto de poner el piso en alquiler antes de llamarnos, lo cual, en términos legales, hubiera significado la aceptación tácita de la herencia. Una vez aceptada la herencia, no habría vuelta atrás. Pero mi olfato y experiencia me alertaron. Le aconsejé que previamente realizáramos una investigación rigurosa de lo que heredaba. Así comenzamos a indagar en las cuentas de su padre, que nunca había sido muy organizado ni prudente. La sorpresa fue mayúscula cuando descubrimos que, la aceptación de la herencia, podía meterla en una trampa.

Después de una minuciosa investigación en las administraciones públicas y registro de morosos, descubrimos que Juan sumaba varias deudas, entre las que se encontraban las contraídas con la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y entidades financieras. Además de las deudas contraídas por no pagar los impuestos municipales devenidos de la propiedad de un pequeño piso en el centro de Madrid. El total de las deudas superaban al valor de la propiedad, que también estaba devaluado por su antigüedad y mal estado.

Juan había cometido varios errores que le acarrarían muchos problemas a Alicia: no había hecho testamento en vida, no había cumplido sus obligaciones con los acreedores, ni había hablado con su hija de su situación financiera.

Ante la sorpresa, la primera reacción de Alicia fue solicitarme que iniciara los trámites para renunciar a la herencia de su padre. El problema era que, según las normas de sucesión intestada, al renunciar su hija a la herencia, ésta saltaría al siguiente heredero: los hijos de Alicia. Nos encontraríamos con el mismo problema.

La solución que le propuse a Alicia fue realizar una aceptación a beneficio de inventario. Esto requirió de la solicitud de un inventario judicial del caudal hereditario a fin de clasificar los bienes y las deudas que incluían la herencia. Además, este recurso legal garantiza que los bienes del heredero nunca se utilicen para cubrir las deudas del patrimonio heredado. Alicia pudo cerrar la página de la herencia de su padre, sin problemas para ella y ni para su familia.

No renunciar a una herencia no siempre significa aceptar las deudas que de ella provienen. Existe una fórmula que un buen abogado puede ayudarte a concretar. Se trata de la aceptación a beneficio de inventario. De esta manera, se asegura que las deudas se cobren sólo del caudal heredado y no de los bienes propios del heredero. Así evita lidiar con un agujero financiero o pasarle la “herencia-trampa” a otro familiar.

Para renunciar a una herencia, o realizar una renuncia a la herencia en división, y evitar caer en tramposas sorpresas, lo mejor es recurrir a un buen profesional con experiencia.

No tiene más que rellenar el formulario de abajo para ponerse en contacto conmigo.

(Llevando también casos de clientes de:   Rivas-Vaciamadrid,  San Sebastián de los Reyes, Las Rozas, etc…)

Tamara Ocaña García

Tamara Ocaña García

Tamara Ocaña García es diplomada en Derecho . Con indudable intuición, decidió especializarseen todos los aspectos técnicos relacionados con la división sucesoria, formándose en técnicas de herencias y tramitación testamentaria. Experta genealogista, se centra en la búsqueda de posibles herederos y sucesores con reconocida maestría.
Tamara Ocaña García

1 comentario

  1. Arancha

    Buenos días,
    Hace un par de meses que murió mi padre y me gustaría renunciar a la herencia. Tengo dos hijos y quiero renunciar también en su nombre. Por lo que he leído tiene que ser ante el juzgado, ¿pero cómo y dónde?

    Un saludo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.