Herencia Bienes Gananciales en Madrid

Los miembros de un enlace pueden elegir el régimen matrimonial económico que más les encaje. Hace unos años en España, el régimen más utilizado era aquel denominado como sociedad de gananciales, en la que ambas ganancias eran de las dos partes, tanto lo anterior como lo que se incrementara dentro del matrimonio.

Debido a que el papel que tenía la mujer en el matrimonio era un papel inferior al del varón, lo que aportara ésta no tenía más valor que ser de los dos, o sea, que el marido pudiera dirigir la economía de la mujer. De hecho sabemos que anteriormente la mujer era menos independiente que el hombre, por lo que por esta razón se casaban más en sociedades gananciales.

Tenemos que tener claro, que aunque esto no forma parte del derecho sucesorio, sería importante para determinar la parte de herencia que le corresponde al esposo o esposa del difunto, el tipo de régimen matrimonial en el que se encuentran casados. Existen tres regímenes de matrimonio:

  1. Las sociedades gananciales. El beneficio del matrimonio se pone en común. Podemos encontrar dentro de este último, varios tipos, los obtenidos por la ocupación de los cónyuges, los intereses derivados de esos beneficios y las empresas o negocios que se formen durante el matrimonio. De todos modos, cara a los bienes gananciales nos encontramos con los privativos, que son aquellos que exclusivamente pertenecen a uno de los sujetos de la relación.
  2. El régimen de participación. En estos casos los miembros del enlace tienen derecho a disfrutar de los beneficios obtenidas por el otro durante el tiempo que dure dicho matrimonio, sea cual sea el origen de esas ganancias.
  3. El régimen de separación de bienes. Que es el más utilizado actualmente, en el que a cada sujeto de la pareja le pertenecen los activos de los que disponía antes y después del matrimonio, al igual que los obtenidos por herencia, por una compra-venta, por una donación, sueldo, etc.

Como he dicho anteriormente, en una época de España, tan solo se utilizaba la sociedad de gananciales como régimen económico matrimonial. Esta es la razón por la hoy día los abogados dedicados al derecho de sucesiones o al derecho de herencia, tenemos mucho trabajo derivado de problemas en casos de herencia de bienes gananciales en Madrid. Como he dicho antes, el régimen económico no es cuestión estrictamente del derecho de herencia o del derecho de sucesiones, pero es de una vital importancia porque de ello dependerá acordar la herencia de una persona casada. En primer lugar habrá que adjudicar al viudo o a la viuda lo que le interese según ese régimen económico por el que está casado. De hecho, tenemos que considerar los bienes de la sociedad matrimonial para que, antes de realizar la herencia, adjudicar lo que he dicho, al viudo o a la viuda, la parte correspondiente.

En cada punto de España existe un régimen económico de matrimonio diferente. En el caso de Madrid, el territorio de derecho común de régimen de gananciales, nos viene a decir, y se utiliza, que son bienes comunes de los cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos; son privativos los bienes y derechos que le pertenecían al comenzar la sociedad, los que adquiera después por título gratuito, los bienes y derechos personalísimos, las herencias y la mitad de las gananciales deben adjudicarse al viudo o viuda antes de liquidar la herencia.

Por lo tanto, y explicado lo anterior, el régimen de gananciales, en otras palabras es que si no decimos lo contrario a la hora de nuestra boda, se considera que nos casamos en régimen de gananciales, salvo, como he dicho, en determinadas comunidades autónomas que tienes otras leyes forales.

Una vez entrado en el tema de régimen de matrimonio, tenemos que entender que cuando una persona fallece en régimen ganancial, tenemos que proceder a liquidar la sociedad ganancial. Para liquidar esta sociedad, tenemos que dividir todo el patrimonio de la persona fallecida en dos partes, por un lado aquellos bienes que son gananciales y por otro lado aquellos que son considerados como privativos.

Los gananciales son, por ejemplo, una casa que se compraron, durante el proceso de matrimonio, en la playa. Esta casa se dividirá en dos partes: una mitad será del cónyuge que ha sobrevivido, pues al ser una sociedad de gananciales le corresponde esa mitad, mientras que la otra mitad que es la del fallecido, será para los hijos, si los hay, y si no para otra parte de los herederos. Sin embargo, si estamos ante una vivienda que el cónyuge fallecido heredó de sus padres, aun estando ya casado, está propiedad no se va a considerar un bien ganancial y es considerado como un bien privativo.

Los bienes privativos se cuentan al 100% de su valor, ya que pertenecían por entero al cónyuge fallecido y en esa porción será en la que se incluirá en la herencia del fallecido.

Abogado en Herencia Bienes Gananciales en Madrid

Un modelo típico en derecho corriente: esposos en régimen de gananciales, habiendo muerto una de las partes, con varios hijos. Antes de hacer la herencia se liquida la sociedad de gananciales y se adjudica al viudo la mitad de los gananciales. A los bienes gananciales del fallecido, se le suma los bienes propios o privativos que tuviera. Esto es en realidad la herencia.

En la herencia se diferencia tres tercios: Tercio de legítima, Tercio de mejora y Tercio de libre disposición.

El tercio de legítima se distribuye en partes iguales entre los hijos. El tercio de mejora lo distribuye el testador como quiera, pero a favor de hijos o de descendientes. El tercio de libre disposición lo distribuye el testador como quiera, incluso dándoselo a terceros que no puedan ser de la familia. Finalmente tenemos que recordar que el viudo o viuda tiene como herencia legítima un derecho de usufructo que recae sobre el tercio de mejora.

Ejemplo:

Hace poco se acercaba un cliente habitual nuestro, del despacho, y nos decía que su mujer iba a percibir dentro de muy poco un trozo de la herencia de su padre y ellos vivían bajo un régimen de gananciales. Me indicaba que si efectuaba el ingreso en la cuenta que tenían ellos, tal vez estaría haciendo una cesión de la mitad de lo ingresado y de ser así, si tendrían que determinar ante notario y la comunidad autónoma o al ser bienes gananciales él también estaría heredando. Tenía muchas dudas, nos indicaba que no tenía claro si tendrían que manifestar cada uno esa mitad como aumento patrimonial en la declaración del IRPF del año que viniera o deberían depositarlo en una cuenta propia como bien exclusivo y declararlo todo el año que viene como un aumento patrimonial únicamente de su mujer. No tenía claro lo que tenía que hacer y me preguntaba qué era lo apropiado.

Yo le indiqué que los bienes recibidos en usufructo o donaciones por un contrayente, son exclusivos de ese contrayente, por lo tanto de su mujer, independientemente del régimen matrimonial. Por lo tanto lo heredaba su mujer únicamente. Si lo mantenía así, los gastos en tasas de esa herencia son exclusivos del cónyuge que hereda.

Para que ese bien heredado fuese a parar a la sociedad en gananciales que contraían o que tenían, el cónyuge que heredaba, su mujer, debía realizar escritura pública de cesión a la sociedad de gananciales.

Según cada comunidad autónoma, hay deducciones importantes, o no, en impuestos de donaciones entre miembros del grupo uno, es decir ascendientes, descendientes o cónyuges.

En caso contrario, si su mujer no hacía nada e ingresaba los bienes heredados en esa cuenta conjunta, se podría presuponer que está realizando una cesión en cubierta a la sociedad de gananciales. Por lo tanto le aconseje que se fueran a un fedatario y explicaran el procedimiento y precio de la donación, al ser en Madrid, puesto que hay deducciones en cuanto a las donaciones de herencias de bienes gananciales en Madrid respecto al tema de donaciones. Además en cualquier notaria los asesorarían gratis y les indicarían también los costes y pasos a seguir.

Rodéese siempre de buenos profesionales, con buenas aptitudes y sobre todo abogados con experiencia en el problema que le acontece, en este caso, herencias. Este será la base de un problema que se resolverá favorablemente para usted.

Rellene el formulario a continuación para contactarme con cualquier duda. Su primera consulta es gratuita.

(Con casos de clientes en Madrid de:  Torrejón de Ardoz,  Alcalá de Henares,  Rivas-Vaciamadrid, etc…)

Tamara Ocaña García

Tamara Ocaña García

Tamara Ocaña García es diplomada en Derecho . Con indudable intuición, decidió especializarseen todos los aspectos técnicos relacionados con la división sucesoria, formándose en técnicas de herencias y tramitación testamentaria. Experta genealogista, se centra en la búsqueda de posibles herederos y sucesores con reconocida maestría.
Tamara Ocaña García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *