Impuestos de sucesiones en Madrid. Un problema de residencia:

Impuestos de Sucesiones Madrid

Impuestos de Sucesiones Madrid - Francisco Fernandez

Lo primero que hay que tener en cuenta al encontrarse ante un asunto relacionado con impuestos de Sucesiones en Madrid, es que se trata de un tributo autonómico. No es extraño que un cliente necesite la ayuda de abogados de herencias, por ejemplo, por alguna sanción por liquidar el impuesto sucesiones derivada de que el sujeto pensara que podía calcular los impuestos de sucesiones por lo que había leído en internet, tratándose realmente de una información que resultó corresponder a la Agencia Tributaria de Canarias o de Andalucía.

No quiere decir esto que existan una multitud de impuestos de sucesiones y donaciones. Es un sólo tributo, establecido, como no puede ser de otra manera, por las Cortes Generales en una Ley. Sin embargo, esta norma delega en cada Comunidad Autónoma no sólo su gestión, sino también la facultad de completar algunas de sus características más importantes. De esta forma, lo que haya que pagar por liquidar, pongamos por caso, los impuestos de sucesiones de tíos a sobrinos, no será lo mismo en una región u otra dentro del mismo país.

Diferencias territoriales más importantes

Lo más destacado -y también llamativo para la mayoría de la gente- son los beneficios fiscales. Así, unas Comunidades tendrán desgravaciones para determinado tipo de sucesiones, ya sea por razón del parentesco o por la cuantía de los legados, o por ambas cosas al mismo tiempo.

Para que sitúe esta problemática en esta ciudad, le diré que existe actualmente una bonificación del 99% de la cuota del impuesto para familiares directos (descendientes, ascendientes, cónyuge o pareja de hecho del causante). Hay que tener en cuenta que ese 1% restante se justifica tanto por ser un medio para recaudar como una forma de obligar al beneficiario a demostrar el origen y la cuantía de lo que reciba. Se trata, en definitiva, de un medio de control que complementa los establecidos en otros procedimientos tributarios. Haciendo un cálculo rápido, podría decirle que un hijo que reciba de su padre una herencia de 100.000€, tendría que pagar 124€ en concepto del impuesto del que le estoy hablando.

Por supuesto, y teniendo en cuenta que es también un medio de control, es necesario cumplir unos requisitos para poder acogerse a las bonificaciones. El primero de ellos es que lo recibido debe adquirirse mediante documento público, que suele ser lo más usual en herencias y legados. Y si se trata de dinero en metálico, ya sea en efectivo o en una cuenta corriente o depósito, deberá justificarse en el referido documento público el origen de los fondos.

Impuestos de Sucesiones Madrid

Además, y aparte de las bonificaciones, es importante saber dónde deberá liquidarse el impuesto. Ya he indicado que, a pesar de que es un impuesto creado por el legislativo estatal, su gestión está encargada a las diferentes Comunidades Autónomas, por lo que no realizar la declaración, o incluso el pago, es un error que no impedirá que la le sancionen por la falta de cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

La referida liquidación del impuesto se realizará en la región donde el causante (la persona fallecida que deja una serie de bienes) tuviera su residencia habitual durante los cinco años anteriores al momento del fallecimiento. El problema se presenta cuando ha habido cambios de domicilio, se ha viajado o se ha estado viviendo en más de una Comunidad Autónoma. En estos casos lo esencial es acreditar en cuál de ellas se ha residido más tiempo durante ese periodo.

Impuestos de Sucesiones Madrid: Un caso real

Al hilo de este asunto, Felicia G. H. requirió mis servicios por una cuestión relacionada con una liquidación complementaria, con propuesta de sanción, que había girado contra ella la Agencia Tributaria de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. Y todo porque tras la defunción de su padre, Julio G. L., ella realizó la declaración de los impuestos de sucesiones en Madrid.

Este señor había fallecido en Toledo, dejándole unos bienes a su hija, principalmente dinero en cuentas corrientes, aunque también un inmueble en Valdemoro. Por una serie de motivos que no vienen al caso, y que tratándose de circunstancias personales no referiré en este artículo, Julio G. L. tuvo que desplazarse por varios puntos de la Península Ibérica, residiendo en ocasiones en Torrox, en Vigo y en Santander, además de la ya referida ciudad de Toledo, donde tuvo lugar el fallecimiento.

Por supuesto, su hija Felicia, residente en el mismo Valdemoro, procedió a liquidar el impuesto en su Comunidad Autónoma de residencia, donde, además, su concreta regulación respecto de los beneficios fiscales a familiares directos le suponía una ventaja económica frente a las alternativas. Estoy hablando no sólo de la molestia de tener que desplazarse para realizar unas gestiones derivadas de un suceso vital bastante triste y desagradable, sino del ahorro de una importante suma de dinero.

Impuestos de Sucesiones Madrid - Bonificaciones

Por supuesto, el hecho de haber presentado la liquidación en otra Comunidad no iba a ser una excusa que la inspección reclamante fuera a aceptar. En su notificación entendían que el fallecido residía en su territorio, y que por ello debía pagarse allí el referido tributo. Además, y siendo indulgentes con esa Administración, a priori no podían conocer cuáles habían sido las circunstancias vitales del causante, por lo que sus viajes y cambios de residencia les eran completamente desconocidos.

Lo primero que hubo que hacer fue tratar de reconstruir el periplo de Julio G. L. durante los últimos años de su vida. No fue una labor sencilla, y llevó tiempo recopilar una documentación que en ocasiones se encontraba repartida por buena parte del territorio nacional. En algunos momentos, incluso, me asaltó la duda de si con la ley en la mano la Comunidad Autónoma competente para la liquidación del impuesto no habría sido una diferente de las dos anteriormente mencionadas.

Sin embargo, recopilando contratos de arrendamiento, facturas de suministros y demás documentación, pude acreditar fehacientemente que el lugar donde estuvo más tiempo residiendo el causante fue en Valdemoro, por lo que mi clienta había actuado de forma correcta y legal.

Por ello, la liquidación complementaria, con su propuesta de sanción, fue finalmente archivada, lo que le supuso a Felicia G. H. un ahorro de más de 25.000€. Un final feliz al que se llegó tras un arduo trabajo profesional.

Manuel Díaz Cabrera

Manuel Díaz Cabrera

Manuel Díaz Cabrera se licenció en derecho. Se especializa en herencia y sucesiones, su amplia experienciale convierte en una de las principales referencias del sector.

La profesionalidad que tiñe sus casos le permite resolver de manera eficaz las dudas que le surgen a aquellas personas que han sido elegidas como herederos de una herencia, así como conseguir los mejores resultados para sus clientes.
Manuel Díaz Cabrera

(Servimos también a poblaciones de toda la provincia. Abogado en Alcobendas, abogado en Fuenlabrada, Etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *